Working Class Hero

Sigo robando títulos de canciones. Esta vez una que conocí a través de Screaming Trees, (creo que originariamente es de The Beatles o John Lennon), aunque realmente no tenga mucho que ver con esta entrada, pero tampoco pueda decir que esta entrada tenga que ver con algo.



Tengo preparados varios posts, que sólamente tengo que publicar, y alguno que tengo medio esbozado en mi mente y en los borradores. Ya sólo es copiar, pegar y poco más.



Tengo escrito uno, por ejemplo, sobre los problemas de salud derivados del trabajo nocturno. Es muy interesante y está basado en algunos informes realizados por diferentes organismos, pero no me apetecía que esa fuese mi próxima entrada.



Tengo otro sobre música, como no. Estoy descubriendo viejos grupos y redescubriendo grabaciones que no recordaba. Pero si no compartes mis gustos musicales puede aburrirte un poco.



Otro sobre fenómenos 'paranormales' que me han sucedido a lo largo de mi vida. Este sólo lo tengo en mi cabeza, pero quizá incluso lo ilustre. Yo no creo ya en historias de fantasmas, o al menos, han dejado de causarme miedo. Supongo que el miedo es un acto reflejo del instinto de supervivencia y si alguien no tiene miedo a morir, pierde el miedo a todo lo demás.



Y bueno, alguno más que no he empezado, o que ya he olvidado. Pero no me apetecía publicar ninguno de ellos.



Me apetece hablar de muchas cosas. Desahogarme de muchos asuntos. Hay cosas sobre las que se puede hablar con poca gente. (No porque sean secretos de estado. Yo soy muy transparente, dejo pocos misterios por resolver sobre mí.) Si no porque no todo el mundo puede comprender determinados pensamientos o sentimientos. No puedes compartir lo mismo con todo el mundo, por mucho cariño que les tengas.



Hay quien se empeña a acumular 'amigos' en número, pero hay que ser un poco egoista con todo esto. Aunque más que egoista, podriamos decir 'interesado'. Porque a mí no me interesa tener alrededor a personas que pueden perjudicarme. Me interesan personas que me aporten algo positivo y no me den quebraderos de cabeza. (Tan sólo los que yo esté dispuesto a consentir).



Para mí los amigos no son sólo gente con la que me río, sino gente en la que puedo confiar, entre otras cosas. Por tanto, no me interesa que alguien en quien no confío, sepa absolutamente nada de mi vida. Luego está la gente que sin ser amigos propiamente dichos, me ofrecen cierta confianza, y no me importa lo que puedan saber de mi vida o no, hasta unos límites.



Parece que no soy tan trasparente después de todo... pero mi opacidad sólo obedece a mi interés personal por conservar lo que 'tengo', sin que personas ajenas a mi vida puedan meter el hocico en lo que no les importa una mierda.



Entre toda esa gente con hocico, hay quienes se dedican a joder y punto. Desgraciad@s que no tienen una vida y se empeñan en tocarle los pompones a quien crean oportuno. Son amigos de los ladrillos en alto, la patada a la puerta, el tajo al cable con nocturnidad y el esconder la cabeza entre las patas y el rabo bajo tierra, porque ni huir saben.



Gente que me da un asco profundo, que tratan de perturbar mi calma y la de quienes me rodean.


El mundo está lleno de gente despreciable. Fascinerosos (siempre me ha parecido una palabra feísima) emperrados en hacerle la vida imposible a quienes son más agraciados que ellos.

Me está costando ser políticamente correcto.

Total, que en este planeta de mierda, en esta sociedad repulsivamente deshumanizada, las personas trabajadores siguen siendo agredidas por quienes siguen sus instintos más animales, con el beneplácito de las administraciones y el "poder" del Estado. Los que nos lo curramos, estamos a espensas de unos politicuchos sin cultura ni educación, cuyo único deseo de optar a un coche de 600.000 €uros o poder pintar su chalet con pintura y mano de obra de su consistorio.

Me asquea profundamente la clase política de este país. Esos que dicen ser funcionarios del Estado y viven como empresarios podridos de dinero. No hacen nada por mí, ni por ti ni por nadie que no sean ellos mismos, o quien les venga con la mano en alto amenazándoles con contar lo que saben.

Quizá sea hora de contar lo que sé.